3 Aspectos que los gerentes modernos deben de considerar en su desarrollo integral

Lo invitamos a suscribirse a nuestro Boletín de Cursos, Servicios y Artículos de Investigación: clic aquí

En la actualidad, las empresas y organizaciones de todo tipo se encuentran inmersas en una vorágine de cambios, proporcionados por el entorno. En esta situación puede resultar un tanto confuso e impredecible el perfil del directivo requerido para conducirlas. Aquí es preciso aclarar el término directivo. 

De acuerdo con el Diccionario de la Real academia Española, dirigir tiene , entre otros, los siguientes significados : enderezar, llevar rectamente una cosa hacia un término o lugar señalado ; guiar, mostrando las señas de un camino ; encaminar las intenciones y las operaciones hacia un determinado fin ; gobernador, regir, dar reglas para el manejo de una dependencia, empresa o pretensión .Por tanto, en las empresas tradicionales, el término directivo se aplica a las personas localizadas en la cúpula de las mismas: los dueños y los gerentes.

Por tanto, en las empresas tradicionales, el término directivo se aplica a las personas localizadas en la cúpula de las mismas: los dueños y los gerentes.

En cambio el pensamiento moderno, estrictamente hablando todos los miembros de la empresa o la organización son directivos pues todos la dirigen hacia el cumplimiento de la visión y la misión respectiva. Razón suficiente resulta la anterior para intentar delinear, aun cuando de manera burda, una serie de competencias necesarias para llevar a cabo las tareas de elevar la competitividad, mediante el alto desempeño humano, así como incrementar la calidad de vida. Los estudiantes de hoy son los profesionales y directivos del mañana, por lo tanto, es de vital importancia prepararlos para sus papeles venideros. El directivo del futuro se verá cada vez más requerido para poner en juego todas sus facultades y potenciales humanas, así como para proporcionar el florecimiento de las de sus asociados. Este es uno de sus máximos retos. Por ello, la intención al delinear el perfil del profesionista o el directivo del futuro es colocar el énfasis en dicha formación integral.

1.- Adquisición de conocimiento teórico y conceptual.

No pueden dejarse de lado los contenidos teóricos y conceptuales respecto al conocimiento ocupacional y profesional. Sin embargo, no son suficientes para solventar con éxito los tremendos desafíos del porvenir y del presente. Por el contrario , se requiere que todos los seres humanos, en especial los profesionistas, sean capaces de hacer surgir todas sus facultades, guiados siempre por principios rectores y sociales del comportamiento a fin de hacerlo más fructífero. Tal pretensión implica modificaciones sustanciales a la manera actual de trabajar así como de enseñar y aprender. Se requerirán métodos participativos en donde los trabajadores y profesionistas, así como los profesores y estudiantes, aprendan por igual los contenidos, habilidades y valores ligados con la realidad.

2.- Desarrollo de competencias.

Si se parte de las trasformaciones anteriores, ¿Cuáles competencias se requerirán, como mínimo, de los futuros directivos en las organizaciones, sean del sector público o del privado? (Por competencias se entiende aquí el conjunto de conocimientos, experiencias, habilidades, valores y actitudes que facultan a una persona para lograr un alto desempeño en el trabajo, o en una acción). Los valores constituyen los principios rectores de dicho trabajo o acción. Tradicionalmente aspectos tales como el cumplimiento de las normas legales o el conocimiento de loas aspecto financiero, económico, técnico y así sucesivamente se han incluido ya con vastedad en muchos programas de estudio e, inclusive, en programas de formación para directivos. El énfasis no debe colocarse en la trasmisión del conocimiento sino en la formación integral (Como lo indica la legislación educativa mexicana vigente), comprendiendo la adquisición de habilidades y valores incidentes sobre el comportamiento, algunas de las cuales se señalan en seguida.

3.- Otros idiomas.

El desconocimiento de otro idioma implica estar rezagado muchos años. Los últimos acontecimientos, descubrimientos, técnicas, etc. Se publicaran principalmente en revistas escritas en inglés. Muchos artículos y libros nunca llegan a traducirse al español. El correo electrónico internacional y las fuentes de información e intercambio incluidas en ese servicio no están disponibles en toda su amplitud para quien no puede leer, por lo menos, el inglés. Antes de otra lengua, desde luego, el directivo debe manejar con soltura el español. Desgraciadamente, en la actualidad muchos profesionistas son casi incapaces de escribir o lo hacen múltiples fallas sintácticas (para no mencionar las ortografías.). La preparación de propuestas informes ejecutivos en donde se plasmen las ideas principales constituye una necesidad imperiosa. A un cuando muchos procesadores de la palabra en la computadora puedan verificar la ortografía, no alcanzan a discernir la sintaxis ni la lógica de la expresión escrita.

Diplomados en línea de recursos humanos y habilidades gerenciales a distancia

Si deseas profundizar aún más tus conocimientos sobre el tema, los invitamos a conocer nuestros diplomados en línea