Los 8 factores importantes de un líder

Lo invitamos a inscribirse a nuestro Curso de el Líder, sus Paradigmas y el Cambio Organizacional: clic aquí

1.-Empezando por el raciocinio.

En la posibilidad de encadenar pensamientos para analizar los sucesos, para tomar decisiones y posturas frente al mundo y a la vida, constituye algo propio y único del ser humano, además de esta facultad se encuentran otras: la posibilidad de abstraer, es decir, de manejar ideas las cuales se presentan en símbolos, conducentes al manejo de lenguas. Aquí es necesario considerar no solo el cotidiano, trátese del español, el inglés, el francés, el japonés etc. Sino también, de otros muy abstractos, como el matemático y los lenguajes de la computadora.

El lenguaje permite la comunicación no exclusivamente entre dos o más personas contemporáneas sino, también, entre personas que vivieron muchos siglos atrás. Por ejemplo, en nuestros días podemos leer las obras de Aristóteles, de Descartes o de Cervantes y conocer sus pensamientos y sus experiencias así como sus reflexiones. Podemos, entonces, aprender de sus aciertos y sus errores, igualmente, es posible dejar a las generaciones futuras el mismo legado.

2.-El sentido del tiempo.

Por nuestro poder de abstracción podemos imaginar el futuro. Así, pasado, presente y futuro se convierten en dimensiones importantes dentro de la vida humana y la supremacía del futuro como la dimensión más trascendente de la vida humana en las personas normales. El pasado puede servir para aprender; pero las metas guían el comportamiento futuro. En efecto, esa conciencia del porvenir nos lleva al punto siguiente.

3.-Fijación de una misión y de metas.

Lanzar la mirada hacia el futuro e imaginar la forma en que podemos moldearlo implica la fijación de ciertos objetivos. De hecho, una meta puede definirse como una situación ideal, es decir, constituye, una idea, sin vigencia concreta todavía, considerada valiosa para ser lograda. Las metas, entonces van a despertar comportamientos para ser alcanzados, van a motivar la conducta humana. La visión, dentro de las organizaciones, está constituida por esas aspiraciones de un mundo y una situación ideales. La misión, a su vez, constituye un compromiso para alcanzar dicha visión. Y para ello la elaboración de tales constituye una serie de toma de decisiones para resolver por anticipado los problemas, antes de que se presenten. Karl Marx expreso una idea: “el hombre y el topo cavan túneles, la diferencia radica en que el ser humano formula primero los planos”. Así, el hombre toma en sus manos el futuro y lo moldea. Precisamente en las instituciones educativas se instauran planes y programas de estudio para dirigir, realizar y evaluar actividades de enseñanza y aprendizaje.

4.-Toma de decisiones.

Al moldear el presente y el futuro, el ser humano encuentra diversas opciones tanto en las metas propiamente dichas como en los caminos para llegar a ellas. Al evaluar las diversas posibilidades, elige la más conveniente: decide. El animal, como máquina, están programados (el animal tiene un código instintivo del cual no puede apartarse en forma notable) y se comportaran de la misma forma en repetidas ocasiones. Por el contrario, armando con su poder de abstracción, el ser humano visualiza las diversas opciones, analiza las posibles consecuencias de cada una de ellas y se inclina por una. Puede, inclusive, marcar derrotes alternativos en caso de fallar en su decisión.

5.-Libre albedrío.

Si el ser humano es capaz de decidir, entonces se enfrenta, automáticamente, a la presencia del libre albedrío, Aun cuando no quisiera decidir, ese simple hecho significa que está decidiendo. J.P Sartre, filósofo francés, escribió “el hombre está condenado a la libertad”, es decir, la tiene aunque no la desee. El doctor Victorio Frankl, connotado psiquiatra de origen judío que fue tomado prisionero por los alemanes y recluido en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, afirma algo paradójico: “aun ahí libre ”. En efecto, podía imaginar lo que deseara, podía recordar sus momentos más felices así como soñar despierto en cuento al futuro, y sus momentos más felices así como soñar despierto en cuento al futuro, y aceptar o no la propaganda nazi.

6.-Responsabilidad.

Ahora bien, si el ser humano es libre también resulta automáticamente responsable de sus propios actos. Es muy fácil tratar de evadir esa carga; es más fácil arrojar la culpa sobre alguien o sobre algo: el “destino”, los “astros”, los padres, los profesores , la situación, etcétera. Este conflicto entre las fuerzas productivas y el modo de producción no es precisamente un conflicto planteado en las cabezas de los hombres… sino que existe en la realidad, objetivamente, fuera de nosotros, independientemente de la voluntad o de la actividad de los mismos hombres que lo hayan provocado. Marx anoto :Mi punto de vista, que enfoca el desarrollo de la formación económica de la sociedad como un proceso histórico natural, puede menos que ningún otro hacer responsable al individuo de unas relaciones de las cuales socialmente es productivo, aunque subjetivamente pueda estar muy por encima de ellas.

7.-Significado de la propia vida.

La conciencia del tiempo futuro y la mirada hacia su alrededor hace consiente al hombre de su propia finitud. Sabe que su vida terminara, aunque no cuando. Así, esta consciente de la conclusión ineludible de su tiempo personal. Por tanto, puede planear como utilizar su tiempo, es decir, su vida. Fijándose metas significativas puede dar sentido e importancia a su propia existencia. En las organizaciones, el establecimiento de la misión proporcionada rumbo y significado a la existencia de las mismas. Ahí radica su importancia. Desde luego, no basta formularla sino difundirla también. Más adelante se abundara en ese punto.

8.-Sentido del tiempo.

“El tiempo es oro”, lo cual revela una muy deficiente concepción del tiempo y muy mercantilista. El tiempo es mucho más importante: el tiempo es vida. El tiempo diario de cada cual es un recurso totalmente inelástico desde el punto de vista económico. Por más dinero ofrecido por nosotros no podremos alargar el día ni un segundo más. Recuérdese: el sentido del tiempo y su finitud personal son facultades humanas.

Curso de el Líder, sus Paradigmas y el Cambio Organizacional

Si desea aumentar sus conocimientos sobre este tema de interés, le invitamos cordialmente a tomar nuestro curso