5 Recomendaciones a considerar cuando se presentan demandas laborales en contra de su empresa

Lo invitamos a inscribirse a nuestro Curso de Prevención y Manejo de Demandas y conflictos laborales:  clic aquí

A pesar de las previsiones que pudiésemos tomar para evitar demandas a nuestra empresa por parte de ex-empleados, es bastante común que algunos de ellos decidan acudir ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje a reclamar el pago de indemnizaciones y otras prestaciones, aun cuando ellos mismos están conscientes de que no se les despidió de su trabajo.

Cuando se ha actuado de buena fe con los trabajadores y se tiene en orden la documentación que la Ley exige, se facilita en gran manera dar salida a los conflictos legales que pudiesen ocurrir.

A continuación compartimos con usted cinco sugerencias que le pueden ser útiles al momento de recibir una demanda por parte de ex-trabajadores que reclaman haber sido despedidos sin tener la razón:

1.- No pierda la calma ni se apresure a contactar al trabajador. Más bien, tómese el tiempo para leer detenidamente el escrito de demanda y cuantificar de manera exacta los montos por indemnizaciones y prestaciones a que aduce tener derecho la persona que le está demandando.

2.- Generalmente, las primeras audiencias ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje en México se celebran entre tres o cuatro meses posteriores a la notificación de la demanda en su empresa. Ese tiempo le puede servir para buscar asesoría jurídica especializada y preparar parámetros para una posible negociación.

3.- Un parámetro comúnmente aceptado por la Juntas de Conciliación para negociar con los trabajadores consiste en partir al 50% la indemnización constitucional (es decir, 45 días de salario), más las prestaciones proporcionales que tal vez se les pudieran adeudar. Si a partir de la realización de dicho cálculo usted se percata que no representa un desembolso mayúsculo, puede ponerse en contacto con el abogado de su ex-trabajador para llegar a un arreglo conciliatorio. De esa manera, puede dar salida al conflicto, sin necesidad de pagar un abogado laboralista.

4.- Si llega a un arreglo conciliatorio con la persona que le demandó, no olvide que tiene que realizar el convenio correspondiente por escrito y ratificarlo ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, pues dicho convenio produce efectos de sentencia definitiva, obligatoria para ambas partes, con lo cual el expediente se archivaría como asunto concluido.

5.- Recuerde que los juicios laborales pueden resolverse mediante arreglo conciliatorio durante cualquier fase del procedimiento. Por lo tanto, esté al pendiente del estado que guarda el proceso; usted puede consultarlo directamente, independientemente de que haya designado a un abogado para que le defienda.

Estas recomendaciones pueden ayudarle a sobrellevar el proceso laboral que desencadena una demanda. Aun así, recuerde que siempre tendrá oportunidad de defenderse, e incluso, abstenerse de negociar cuando el reclamo se sustenta en argumentos irracionales. Su abogado laboralista puede asesorarle sobre las mejores alternativas para salir airoso, una vez que ha comenzado el juicio.

Curso de Prevención y Manejo de Demandas y Conflictos Laborales

Si desea aumentar sus conocimientos, le invitamos a conocer nuestro curso